• La influencia de la moda en la salud

    El calzado: un problema oculto

    Desde que el hombre aprendió a confeccionar ropa con pieles también apareció el calzado, al principio sólo era una suela de piel sujeta al pie por tiras también de piel, con el paso del tiempo ha variado en diseño y aquí empieza el problema.

    Mientras en culturas mucho menos civilizadas seguían usando una suela plana o continuaban descalzos en las civilizaciones modernas se les añadió una pieza: el tacón.

     

    Si observamos, en atletismo los mejores corredores han sido de países pobres, como Kenia y éstos al igual que los Masai corren descalzos o con una suela lisa, el resultado es un pie plano, ancho y fuerte que mantiene la estabilidad del cuerpo perfectamente, de hecho ya hay zapatos que intentan imitar esa forma de andar. El problema es que los pies ya están adaptados al tipo de zapato con tacón, aunque sea poco.

     

    Si nos fijamos en un niño que nunca haya usado zapatos, como los niños marginados o de países tercermundistas, observamos que también son planos y quitando problemas por mala nutrición, su estructura es más sana que la mayoría de los niños de ciudades desarrolladas, al igual que la espalda de un keniata que no haya usado zapatos con tacón o un masai está mucho mejor que la de cualquiera de nosotros.

     

    Otros aspectos del calzado

     

    También es sabido que algunos de esos corredores no han podido correr con el calzado que se les requería y no sólo la molestia se podía achacar al tacón sino también a la horma.

     

    Hay en el mercado básicamente dos tipos de zapato en este aspecto, los que tienen una zona elevada en la parte del arco o puente del pie (zona destinada a rellenar el hueco del puente y dar mayor confort al andar) y los que son completamente lisos.

     

    La primera surgió de la necesidad de aliviar una molestia que sólo apareció al colocar el talón, si bien es cierto que fisiológicamente tenemos un poco de puente, el tacón lo acentúa.

     

    Repercusiones del calzado

     

    El efecto del tacón, es que al elevar el talón el peso se descarga más en la zona delantera del pie, justo antes de los dedos (metatarso, que es donde aparecen los cayos que no son más que un síntoma de exceso de presión).Además el calzado femenino tiene mucho más tacón lo que acentúa ese efecto y provoca los dedos en garra, juanetes, neuroma de Norton, etc.

     

    No queda ahí el problema sino que además se produce un acortamiento de los músculos posteriores de las piernas que con el tiempo tiran de los huesos que unen, provocado mucha variedad de síntomas, desde ciáticas, dolores de rodillas caderas, gemelos, lumbagos, y por supuesto una mala báscula pélvica, lo que se traduce en problemas de espalda, cuello hombros, cabeza, etc.

     

    Un ejemplo de esto lo tenemos en las mujeres que usan mucho los tacones altos, si han empezado muy jóvenes suelen tener más curvatura en la zona lumbar (culillo respingón), todo esto puede complicarse más en cada caso, según las peculiaridades de cada individuo

     

    Lo peor es que no nos explican cual es el calzado que tenemos que usar según nuestra pisada, como tampoco lo hacen cuando nos mandan plantillas, ya que si nos mandan una plantilla con 10 mm de puente, ésa medida nos la toman  con el pie descalzo y cuando la colocamos en un zapato con el puente en la suela la altura del puente puede oscilar entre 15 – 18 mm en total, lo que produce una deformación de los tres arcos plantares que determinan la estabilidad en el pie.

    Las mejores plantillas son las que se hacen junto con un estudio dinámico (en un escáner de pisada, andando sobre una plancha que recoge la pisada) y no la estática ya que ésta al hacerse a pie quieto, bien sobre el pedígrafo de tinta o sobre el de cristal o en molde, no se aprecia cómo se entra en la pisada ni como se sale, por lo que no son tan exactas

     

    En definitiva si el cimiento del edificio no está bien el edificio se tuerce y le salen grietas y no basta con tapar y pintar, hay que arreglar dichos cimientos, pues en el cuerpo igual, los pies son los cimientos de nuestro edificio y para esto es muy necesario tener cuidado en el calzado que se usa.

     

    La repercusión más importante es la que se sufre en los músculos de la parte posterior. Cuando el talón se eleva sobre el suelo al llevar un tacón, los gemelos se acortan y a la larga también los isquiotibiales, lo que produce una tensión en toda la cadena  muscular que tira de las inserciones, que puede modificar la posición del hueso u una irritación en las inserciones de los tendones y posteriormente la inflamación de los mismos (tendinitis).

     

    Esto es sólo el principio ya que con el tiempo, la tensión se extiende hacia arriba ya que se modifica el hueso ilíaco lo que lo que produce una torsión del sacro que modifica el eje de las vertebras que tiene encima, propagando la tensión hacia la cabeza.

    Al mismo tiempo al girar el ilíaco hacia atrás se tensa el cuádriceps y el sartorio, lo que provoca lesión en rodilla y le obliga a contraerse para no tener una rotura de fibras, pudiendo llegar a tener un espasmo muscular y tensión ahora va hacia abajo por delante.

     

    La tensión prolongada en la zona pélvica, como he dicho antes, modifica la posición de toda la estructura, llegando a producir desde una escoliosis a problemas en las vísceras y órganos como un útero con una lesión osteopática como la retroflexión, o hernias de hiato, etc.

     

    El bolso, un magnifico aliado de la escoliosis

     

    El simple hecho de colgarse el bolso en un hombro, hace que elevemos dicho hombro para evitar que se caiga, pero esto implica que estemos constantemente haciendo fuerza y a la larga modificando la simetría entre hombros con lo que se queda uno más alto que otro.

     

    Al repetirse esta situación día a día, se produce una cadena de contracciones, en primer lugar para elevar el hombro, se hace una contracción del cuadrado lumbar del lado contrario para hacer más fuerza o sostener el peso por más tiempo, con lo que con el tiempo se eleva el hueso de donde nace dicho musculo.

     

    Repercusiones del bolso

     

    En resumidas cuentas y para que todos me entiendan, para subir el hombro por largo tiempo se sube la cadera contraria que se queda más alta que la otra y produce una escoliosis o desviación de columna, si a esto le añadimos que toda persona tiene una tendencia a escoliosis, ésta se acentúa.

     

    Aunque esta escoliosis es postural, con el tiempo se quedará instaurada en el cuerpo y tendrá solución en cuanto se cambie de postura como el hecho de cambiar asiduamente de hombro, pero si no se hace así se convertirá en una lesión fija, que sólo tendrá solución con osteopatía antes de que modifique los huesos de la columna, o con alza en el calzado, en caso de afectar al hueso.

     

    Recomendaciones

    Lo mejor para evitar el efecto de las malas posturas es importante cambiar a menudo de dichas posturas y hacer ejercicio, sobre todo natación de espaldas

    Leave a reply →
  • Posted by Carmen on 18 abril, 2017, 23:14

    Hola, me gusto mucho en un muy buen articulo, ¿Quién es el autor?

    Reply →
  • Posted by Carmen on 18 abril, 2017, 23:14

    Hola, me gusto mucho en un muy buen articulo, ¿Quién es el autor?

    Reply →

Leave a reply

Cancel reply

Photostream